Montaña de las Lapas (391m) (Actividad)

Tiempo Total 1 hora 24 minutos
Distancia 4,11 km
Altitud Máxima 394 m
Altitud Mínima 308 m
Desnivel Positivo Acumulado 134 m
Desnivel Negativo Acumulado 130 m
Notas En familia
Regiones LanzaroteLas PalmasCanariasEspaña

Desde el pueblito de Mancha Blanca salen dos carreteras hacia el Sur. Una bordea el Parque Nacional de Timanfaya y la otra el Parque Natural de los Volcanes. El día anterior habíamos cogido esta última por error cuando queríamos visitar Timanfaya, y nos maravilló ese increíble paisaje mientras pasábamos muy cerca de algunos pequeños volcanes que estaban muy cerca de la carretera. De hecho, se veían aparcamientos y gente por allí paseando, así que decidimos que teníamos que volver y subir alguno de esos volcanes con los niños.

Ese día nos pasó lo contrario. Cogimos la carretera de Timanfaya por error y dimos un par de vueltas hasta encontrar la carretera por la que habíamos pasado el día anterior. Lo cierto es que ambas carreteras son similares. Así que llegamos un poco tarde al aparcamiento desde donde se puede comenzar a andar hacia un pequeño volcán llamado Montaña de las Lapas, que escogimos por puro azar.

Hacía un poco de viento por el atardecer pero se estaba bien. Salimos caminando por una cómoda pista que se dirige al Oeste sin pérdida hacia la base del cono. A medida que te vas alejando de la carretera el paisaje se torna algo más agreste, aflorando poco a poco estructuras de roca de la negra arenisca. Es un paisaje totalmente hostil y poco familiar, pero que curiosamente al mismo tiempo transmite una sensación de calma y tranquilidad.

Al llegar al volcán el sendero rodea toda la base y se puede acceder al interior del cráter por el Norte, así que eso hicimos. No hay una forma fácil de subir a la cima, de hecho supe más tarde que no está permitido. Pero examinando las paredes internas una de las pendientes me pareció bastante factible, así que le dije a Irina que diera la vuelta por el sendero con los niños para encontrarnos en el otro lado.

Subí la pronunciada pendiente con mucha calma y cuidado para resbalar lo menos posible por un terreno muy inestable, hasta llegar más arriba a una estructura más sólida de roca por la que avancé también con mucho cuidado por desconocer la firmeza de ese tipo de terreno. De ahí alcancé el filo tras una pequeña trepada, y unos metros más adelante un mojón marcando la cima del volcán. Desde la cima contemplé unos minutos los volcanes que se levantan alrededor de la llanura mientras se ponía el sol, antes de bajar enseguida.

Para bajar tomé un pequeño y difuso sendero que desciende sin problemas hacia el Noroeste y que en unos minutos me dejó en la pista. Desde la pista rodeé todo el cono y volví al punto donde anteriormente comenzamos a rodear la base del volcán. Una vez allí nos dirigimos todos de vuelta al aparcamiento, un poco rápido porque ya estaba anocheciendo.

Nota importante

Por lo visto la ascensión a este volcán está prohibida con objeto de preservarlo. Irina me comentó posteriormente que había visto un cartel que lo indicaba, por lo que quiero dejar claro que de haberlo sabido no habría salido del camino. Ruego que cualquiera que se pasee por ese maravilloso entorno respete las normas más de lo que yo lo hice.

Hitos

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.