Peñabilanos (1.264m) y Horquín (1.585m) desde Gallinero de Cameros (1.035m)

Tiempo Total 2 horas 41 minutos
Distancia 14,47 km
Altitud Máxima 1.583 m
Altitud Mínima 1.026 m
Desnivel Positivo Acumulado 685 m
Desnivel Negativo Acumulado 668 m
Regiones Parque Natural de la Sierra CebolleraLa RiojaEspaña

Desde el pequeño y bonito pueblo de Gallinero de Cameros (bonito como casi todos los pueblos de la Sierra de Cameros) se cruza la calle principal que sube entre cuatro casas para terminar en una pequeña valla que se adentra en un bonito monte con el suelo adornado de césped y vacas tranquilamente pastando. El sendero es un GR, o al menos tiene marcas blancas y rojas, así que está bien cuidado y señalizado.

Subiendo durante un tramo, en un punto acorté monte a través para no dar tanto rodeo, ya que el sendero sale a una pista que se aleja bastante del Peñabilanos, por la que luego hay que pasar de nuevo. El campo a través es de lo más cómodo, nada de pendiente y mucho césped rodeado de arbusto pero con espaciado suficiente como para ni siquiera tocarlo. Y más vacas por allí.

Siguiendo dirección al Peñabilanos, prácticamente en línea recta ya que no hay impedimentos, llegué a la cima sin más complicación. El monte es ancho y llano y poblado de árboles. La cima está marcada con un buen mojón. La subida la hice medio corriendo.

Después volví dirección al Horquín buscando la pista. La encontré enseguida y la seguí. Es una pista ancha para coches. Corrí hasta llegar al inicio de la subida, más bien por terreno llano. Al comienzo de la subida hay un cruce de pistas. Hay tres. Hay que tomar la de la izquierda, aunque en el mapa se puede observar que la del centro también sube. Posiblemente el camino de la izquierda sea más bonito, ya que aunque da algo más de rodeo se adentra en bosque.

En efecto el camino sube por bosque, una pista amplia. Llega un punto en el que la pista se convierte en un ancho sendero y se introduce más en el bosque para salir al rato al cruce con la pista anterior. Allí hay una caseta y una especie de campa, de nuevo adornada con bonito césped. Aparecen señales de GR que conducen a un bonito sendero que se adentra de nuevo en el bosque, ascendiendo suavemente hasta llegar a un cortafuegos ya a bastante altitud. El GR sigue recto, bajando, y el cortafuegos sigue a la derecha. Hay que dejar el GR y seguir el cortafuegos, que asciende poco a poco.

Al llegar al punto más alto hay que continuar pegado a la derecha y cruzar un cercado sin perder altura, para aparecer en otro tramo en el que ya se divisa la caseta en lo alto del Horquín. La cima tiene la caseta vallada y un vértice geodésico con unas piedras encima, situado a unos cincuenta metros, un poco oculto entre arbustos. En esa zona y ya tarde el viento soplaba algo frío.

Comencé el descenso por un difuso sendero que baja en dirección contraria por hierba. Es una especie de marca de ruedas que baja hasta una campa. Corrí todo el camino. Atravesé una valla y seguí toda la campa, de nuevo encontrándome vacas. Corrí por llano, paralelo al cercado, hasta llegar a un bosque. Me adentré en el bosque, primero unos metros corriendo por hojarasca para luego enfilar de nuevo un pequeño sendero que baja cómodamente. Seguí corriendo todo ese tramo, muy a gusto.

En algunos momentos el sendero se pierde ligeramente. Hay que estar atento para retomarlo. El suelo estaba lleno de hojarasca. Finalmente llegué a una especie de alberca donde unos ciervos salieron corriendo al verme. De ahí nace una pista de piedra que baja hasta el pueblo. Corrí toda esa pista sin parar hasta el coche, sin pérdida, descendiendo suavemente.

Otra típica salida sin ninguna complicación, para correr por el monte y disfrutar de bonitas lomas con bonito césped.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.