Aizlar (802m), Erlo (1.030m), Eskorta (1.012m) y Xoxote (912m) desde Collado de Zorrotzpe (625m)

Tiempo Total 3 horas 10 minutos
Distancia 12,12 km
Altitud Máxima 1.027 m
Altitud Mínima 624 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.066 m
Desnivel Negativo Acumulado 1.067 m
Regiones GuipúzcoaPaís VascoEspaña

En el Collado de Zorrotzpe existe un cómodo y espacioso aparcamiento y una pista sale hacia el Sureste en dirección al Erlo, inmediatamente visible. Esta pista se introduce al momento en un pinar y discurre paralela a la cresta que culmina en el Kakueta y que más adelante se desgaja hacia el Norte para formar el propio Erlo.

Pese al nublado día ya había unos cuantos coches en el aparcamiento. La pista no tiene pérdida salvo en un punto al inicio, donde no está claro si ganar altura o perderla (hay que perderla ligeramente) y continúa por el bosque hasta un claro donde se desdobla.

Tomé el camino de la izquierda para llegar a una borda junto a un gran árbol y ascender primeramente al Aizlar, una discreta y solitaria cumbre que sin embargo permite obtener una despejada panorámica de toda la Sierra de Izarraitz. La subida desde la borda supone superar apenas 40 metros de desnivel y el terreno está lo suficientemente despejado como para resultar cómodo.

De regreso en la borda continué por un sendero que rodea una bonita vaguada por la derecha perdiendo algo de altura para luego salir a la pista que sube desde el Sur (Azkoitia, Azpeitia) justo en un cruce de caminos que permite dirigirse al Xoxote o continuar hacia el Erlo.

Siguiendo esta pista dirección Norte atravesé alguna borda más (claramente era el día de las bordas), acortándola en algún que otro tramo, hasta más arriba dejarla hacia la derecha para ascender a la visible cruz que representa la falsa cima del Erlo. Es curioso que esta cota posea una cruz de varios metros de altura y un buzón mucho más opulentos que la cima real, que en contraste posee una modesta cruz que no se eleva siquiera medio metro.

Desde esta cota hasta la cima del Erlo se transita por un terreno salpicado de pequeña roca que sale de la tierra sin un sendero aparente, aunque la dirección a tomar es evidente. En la cima del Erlo una niebla lo inundó todo de repente para privarme de las vistas y dotar al lugar de un momentáneo ambiente tétrico que sólo duró mientras estuve por allí, ironías de la vida.

Así que sin mucho que ver me dirigí hacia la nefasta torre que se levanta al Oeste en el Eskorta. Rodeando la torre por la parte trasera avancé por una sucesión de entretenidos riscos que conduce a una insulsa cima que más bien parece un pequeño vertedero, ya que se encuentra adornada con una pequeña caseta y restos de tubos y cables oxidados.

La niebla comenzó a despejarse ligeramente y el tiempo se hizo algo más agradable ahora que ya no estaba en la cima e iba retrocediendo por mis pasos pista abajo. No estaba en mis planes, pero llegado al cruce de caminos y cruzándome con cada vez más gente pude observar que muchos de ellos se dirigían hacia el Este, hacia el Xoxote. Una enorme figura blanca había llamado momentos antes mi atención, así que decidí acercarme.

Un sendero llega sin complicación hasta un ostentoso refugio que incluso tiene una de sus paredes repleta de presas de escalada. Desde allí ascendí por la izquierda a la pequeña pero bonita cresta del Xoxote y continué hacia la cima oriental, donde se erige una pequeña caseta y algo más abajo una enorme figura blanca de San Ignacio de Loyola en un precioso mirador.

A continuación volví a la cresta para llegar a la cima del Xoxote y seguir hacia el Oeste sin perder altura para salir a la pista algo más arriba del cruce. Esto lo hice por pura curiosidad, ya que quería saber si este recorrido pudiera haber valido para llegar del Erlo al Xoxote sin perder tanta altura, que efectivamente lo vale.

Una vez en la pista descendí hasta el cruce y desde allí continué sin dejarla de regreso al Collado de Zorrotzpe, primeramente por un tramo que no utilicé en el ascenso y que llega al cruce donde me desvié para subir al Aizlar, y luego por mis pasos adentrándome de nuevo en el bonito pinar.

Hitos

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.