Arista Sur del Madalen (PD) y Madalen (859m) desde Irañeta (452m)

Distancia 4,16 km *
Altitud Máxima 859 m
Altitud Mínima 452 m
Desnivel Positivo Acumulado 407 m *
Desnivel Negativo Acumulado 407 m *
Regiones NavarraEspaña
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

Dejando atrás el pueblo de Irañeta una pista que sale hacia el Norte rodea por el Oeste todo el macizo del Madalen. Pasada la Ermita de San Miguel hay que continuar un tramo más hasta pasar también la Borda de Araiztar hasta una valla, donde a la derecha hay un bonito puente junto al río. Yo dejé el coche después de una segunda valla que estaba abierta, así que tuve que retroceder ligeramente, aunque esto no es necesario.

Tras atravesar el puente una pista se adentra en el bosque cruzando la cara Sur del Madalen hacia el Este, zigzagueando a medida que va ganando altura y se va convirtiendo poco a poco en sendero hasta llegar a un encantador pedregal, de aquellos que evocan bonitos poemas de amor. Este pedregal es bastante desagradable pero se puede evitar en parte. Una vez atravesado, hay que desviarse hacia la derecha sin perder altura para llegar al comienzo de la arista.

La arista no tiene ninguna dificultad reseñable. Incluso entrando en ella por su parte inferior sin evitar el primer resalte, que es el tramo más complicado, es una arista ancha y con poco patio, con buena roca, y se trata más que nada de trepar por tramos de pared poco inclinados y con buenos agarres.

A medida que se acerca a la cima del Madalen, la roca se va cubriendo cada vez más de vegetación, desapareciendo prácticamente en los últimos metros, en un tramo horizontal que todavía queda por salvar hasta el buzón.

Desde la cima es difícil encontrar el camino de bajada, pero cada vez se hace más obvio. El precioso sendero que recorre la cresta hacia el Este atraviesa bosques de arbusto en algunos tramos y bosques bastante más frondosos en otros.

Yo estuve durante muchísimo rato yendo adelante y atrás buscando una salida hacia el Norte, ya que la descripción en el libro de Aristas y Crestas de Euskal Herria es de nuevo escueta y errónea. Allí se dice que hay que andar durante diez minutos, pero en realidad hay que llegar prácticamente hasta el primer collado al Este, que está bastante lejos y ni por asomo a diez minutos.

Por el Norte hay barranco intransitable en muchos tramos, y los únicos accesos algo factibles son difíciles de destrepar y dan a un bosque bastante frondoso que más abajo se vuelve aún más frondoso y lleno de espino. Es muy importante ir al Este hasta casi llegar al collado, durante algo más de dos kilómetros (lo que puede llevar cerca de media hora), y encontrar allí el sendero que hacia la izquierda va a parar a la pista principal que rodea el Madalen por el Norte para llegar al punto de partida.

Tras dar muchas vueltas y hacerse prácticamente de noche (no me podía creer de qué manera tan tonta se había complicado esta aparente salida de un par de horas por una mala reseña) decidí dejar la cresta algo antes de llegar al sendero. Al principio la bajada por bosque fue cómoda, pero tras anochecer e ir llegando al fondo de la hondonada por donde discurre la regata la vegetación fue haciéndose cada vez más densa hasta llegar a un punto casi intransitable, repleto de zarzas.

Finalmente pude salir de esa trampa, frontal en frente, y llegar a la pista que conduce cómodamente hacia el Oeste hasta el punto de partida, no sin antes tener que descalzarme para atravesar un tramo de pista totalmente inundado por otra regata que venía del Norte, a la luz de la luna. Sólo me faltó haber matado un jabalí.

Hitos

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.