Puig Major (1.436m) desde Es Funicular (694m)

Tiempo Total 5 horas 2 minutos
Distancia 9,18 km
Altitud Máxima 1.434 m
Altitud Mínima 694 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.036 m
Desnivel Negativo Acumulado 1.031 m
Regiones MallorcaBalearesEspaña

Al nerviosismo de subir una cima en tierras poco habituales y, por lo que había leído, con algo de ambiente y dificultad, había que añadirle el encanto de lo prohibido.

Tras varias llamadas a los militares que controlan la base de la cima para pedir la correspondiente autorización sin que me cogieran el teléfono o me mandaran llamar a otro número, finalmente pude hablar con el que parecía ser el mando superior, quien me atendió con característica falta de amabilidad diciéndome claramente que él otorgaba los permisos en última instancia y que no me lo iba a dar por ser un particular.

Llegados a este punto tenía dos opciones bien claras: intentar la subida prohibida y llegar hasta donde pudiera (montaña prohibida, doblemente interesante), o desistir y contentarme con el Puig de Massanella, que es la segunda cima más alta de Baleares y no está pisada por militares.

Tras cero segundos de deliberación opté por la primera opción. Buscando información encontré un par de reseñas de montañeros que habían subido también clandestinamente. La ascensión es más compleja, porque discurre por la parte Norte de la montaña, que es más escarpada (por el Sur sube la carretera hasta la antena militar, y bajo la montaña hay un control de paso). En una de las reseñas los PM les impidieron el paso y les invitaron a marcharse. En la otra no se encontraron con nadie.

Comencé muy temprano para evitar el calor desde una zona llamadas Es Funicular, que no es más que un pequeño aparcamiento en una curva desde el que sale un sendero muy bien balizado. Eché a andar con las luces del alba. El sendero sube suave, es ancho y está bien marcado. Sube hasta llegar a una cota en la que comienza a rodear el macizo de Puig Major por su zona más septentrional, en dirección Oeste. Entonces empieza a perder altura suavemente. Pasados unos 25 minutos de marcha el sendero comienza a voltear a la derecha justo en la entrada a la Coma des Ribell. Allí un hito marca un desvío a la izquierda.

Hay que dejar el sendero y adentrarse en una zona muy caótica, llena de vegetación y esa dura hierba llamada càrritx que no te deja andar. Parece que aquí siempre hay varios caminos que tomar, todos difusos, pero al final todos conducen hacia arriba, atravesando esa zona boscosa. Después de salir de allí, donde no se anda muy cómodamente, el paisaje se despeja un poco y comienza la subida propiamente dicha por la canal. Es una subida empinada y constante. El primer tramo tiene algo de pedrera pero en general es cómodo. Ese tramo termina en una pared donde hay que realizar una pequeña trepada. Es una trepada interesante, no es difícil, pero sí es vertical y hay que subirla con cuidado porque tiene algo de exposición y la pared está algo sucia. En general esto ocurre en toda la ruta. La roca es excelente pero sucia de vegetación o de piedra suelta.

Después de esta primera trepada la pendiente se endurece mucho y llega un corto tramo con hierba que da paso a una pedrera. La pedrera es infernal, con un tamaño de piedra ni muy grande ni muy pequeño, el justo para que patines constantemente. Por allí se sube muy mal, así que hay que echarle paciencia.

Un poco más adelante yo seguí por la derecha y me metí en un pequeño espolón en el que hice una trepada de nuevo bastante vertical y expuesta, pero esa trepada se puede evitar totalmente yendo más a la izquierda, por la pedrera. En general subí pegado a la derecha para evitar la pedrera. Esto tiene la ventaja de que se sube mejor en muchos tramos porque es hierba o roca, pero tiene el inconveniente de que requiere trepadas.

Después ya fui alejándome de la pared derecha, atravesando el pedregal de derecha a izquierda para ir tomando una entrada algo más estrecha y evitando un murallón que se presenta enfrente (la coma se va estrechando y hay que pasar a la parte izquierda). Tras cruzar el pedregal de lado comencé a ascender primero por un sendero entre piedras, bastante cómodo comparado con todo lo anterior. Este sendero se pierde más tarde y da paso a otra pedrera que es la madre de la anterior. Inevitable, con bastante pendiente, y resbaladiza e incómoda a más no poder. Aquí de nuevo toca agachar la cabeza y seguir subiendo. Este es el tramo final, que va a parar a la carretera militar en una curva de 180 grados (en una de las reseñas los integrantes tomaron esta carretera ingenuamente y un poco más adelante un par de PMs les denegaron el paso y les mandaron dar la vuelta; en la otra reseña los otros integrantes subieron por la pared sin seguir la carretera).

Cuando llegué a la carretera subí la cabeza y eché un vistazo primero. Allí no había nadie. Por arriba tampoco se veía a nadie, y la bola estaba ya muy cerca. Tomé una foto pensando que si me mandaban retroceder habría considerado cima llegar hasta allí. Luego comencé a trepar por la pared, sin pisar la carretera en ningún momento. Esta trepada es sencilla, pero tiene el inconveniente de estar ya muy cerca del vallado y por lo tanto de lo clandestino. Subí hasta la valla y saqué unas fotos. Más arriba no se podía subir. Ahora sí que tenía mi cima.

Seguí paralelo a la valla dirección al vértice geodésico. Cuando llegué al final de ésta vi el vértice, pero también vi que tenía que salir a la carretera y que más adelante había una caseta. Es decir, para llegar al vértice geodésico desde allí tenía que tocar suelo militar, y por la izquierda hay unos paredones impresionantes que no hay manera de evitar.

Al subir había echado un vistazo a la izquierda, desde la curva, y había visto el vértice y me había parecido que la subida por la pared era factible. Como no quería tocar suelo militar para nada volví atrás y bajé unos metros por donde había subido, sin llegar a la curva. De ahí tomé una nueva pedrera de bajada, esta vez con más arena, que me dejó al inicio de una trepada. La primera parte es sencilla, pero un poco después hay un paso con un pitón muy muy expuesto, totalmente vertical y nada sencillo, donde estuve a punto de darme la vuelta. Pero no vi otra opción (salvo tal vez bajar mucho más para rodear y subir la siguiente canal).

Después de echarle valor superé el paso. Luego la zona sigue siendo peligrosa pero ya no es totalmente vertical. Seguí trepando por bloques cómodos, pero con mucho cuidado porque había mucha caída, intentando pasar a la izquierda y meterme en una pequeña canal de subida. Tuve que subir casi hasta arriba para encontrar un paso. Pero casi arriba se cruza bien de lado y ya sin complicaciones se llega a la plataforma a la que conduce la carretera. De nuevo rodeándola, sin tocarla, me metí en la cresta que lleva al vértice geodésico.

Objetivo cumplido, y sin tocar un centímetro militar. Aquí me relajé algo, saqué más fotos, muchas de ellas con nubes. Parece que el punto es propenso a las nubes, porque en general el día salió estupendo. Luego comencé a bajar por la cresta. Pensé que ya la bajada sería sencilla, por una cresta ancha, pero el itinerario todavía me deparaba alguna sorpresa.

Primero la cresta es ancha y muy cómoda. A la izquierda están los paredones verticales que dan a la coma, pero no es necesario acercarse. La cresta es lo suficientemente ancha como para ir cómodo y no notar la caída a la izquierda. Luego la cresta baja algo más bruscamente y por la derecha aparece algo de caída, pero sigue siendo cómoda.

Más adelante la cresta corta en un espolón. Por el track que seguí parece que este espolón se puede evitar totalmente por la derecha, pero yo seguí recto y me metí de lleno en él. La bajada desde allí es de nuevo muy complicada. La cresta se reduce a una pequeña punta desde la que la única forma de bajar es destrepando un tramo vertical y de nuevo muy muy expuesto (hay de nuevo otro pitón y un cordino para rapelar) hasta una cornisa desde la que la mejor salida es por una pequeña canal por la izquierda. Toda esta bajada es muy delicada. La roca es muy buena pero algunas piedras están sueltas y está sucia de vegetación. Y sigue siendo vertical y expuesta, aunque no tanto como por el otro lado. Un marrón inesperado.

Tras conseguir salir de este problemón vi que el track se desviaba a la derecha, aunque mirando la pared tampoco vi una bajada sencilla. Tal vez se desviara mucho más a la derecha de lo que parecía. En fin, hecho estaba. Continué en la misma dirección (NE) pero ahora por hierba, dejando atrás la cresta y ese maldito espolón. Miré atrás suspirando. Ahora tocaba comer hierba, càrritx, de esa de allí, que es el siguiente problema del camino. Algo más adelante corté dirección NO para dejar la cresta y comenzar a bajar.

La bajada de nuevo se las trae. Una mezcla de piedra y hierba muy incómoda. La piedra poco a poco va desapareciendo y la hierba se va haciendo más frondosa. El càrritx es una hierba que tiene la peculiaridad de pillarte las piernas, con unas ramas largas que te atrapan el cuerpo. Parecen diseñadas expresamente para no dejarte avanzar. A medida que bajaba la hierba lo iba inundando todo, añadiendo el aliciente de no ver el suelo. Al pisar pierdes el equilibrio, porque a veces pisas hierba, a veces una piedra suelta, a veces tierra. Es realmente molesto. Seguí bajando y bajando, de nuevo con eterna paciencia porque esa hierba es un auténtico infierno. Menos mal que andaba bien de fuerzas por las comilonas del Todo Incluido y la temperatura era bastante agradable (ya hacía calor pero no achicharrante).

Seguí bajando hasta que llegué al bosquecito de entrada a la coma. Lo atravesé como a la subida y por fin llegué al sendero. Allí sufrí un gran alivio. Ahora el sendero ascendía, pero es una ascensión suave y era sendero. Adiós al pedregal, a las paredes verticales y a la agobiante hierba. Recorrí el sendero hasta la cota en la que deja de subir y comienza a bajar. Allí se hace incluso más cómodo. Lo seguí en suave descenso y llegué al coche, unos minutos después.

Una salida muy interesante por varios motivos: primero, por la incertidumbre añadida de hacer cima en zona militar, que no es algo positivo; y segundo, porque es un recorrido realmente bonito que tiene un poco de todo (un paisaje precioso, desnivel, trepadas y destrepadas complicadas, de pura adrenalina, una roca muy buena, la experiencia con esa hierba infame, y tener al lado el mar).

Pero haciéndola tal y como yo la hice es un recorrido muy difícil, aunque las mayores complicaciones se pueden evitar. La primera trepada en la coma es evitable. La segunda, tomando la carretera hasta la plataforma y jugándosela con los PMs –la zona parecía muy tranquila e imagino que una vez llegados allí y diciendo que quieres ir al vértice no te van a mandar para atrás (de hacerlo de nuevo lo haría así)–. Y la tercera, el espolón, demasiado complicado y arriesgado y evitable por la derecha (de nuevo, lo evitaría). Y una recomendación importante: llevar pantalón largo.

Galería

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

2 comentarios

Muy buena ruta que te has marcado, compañero. Una aventura interesante.

No llego a entender la negativa del mando por tratarse de un particular, pero en fin… cima conseguida.

Salud.

Gracias Adolfo. Militares...

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.