Arleun (529m), Aizparaz (558m), Mendibil (623m), Airagarri (594m), Atxuria (758m) y Malkor (518m) desde Zugarramurdi (205m)

Tiempo Total 3 horas 50 minutos
Distancia 11,44 km
Altitud Máxima 761 m
Altitud Mínima 217 m
Desnivel Positivo Acumulado 968 m
Desnivel Negativo Acumulado 973 m
Regiones NavarraEspaña

Siempre me da algo de pereza acercarme a la zona vasco-francesa de la Vera de Bidasoa y todos esos pueblecitos de alrededor, tal vez porque en mi mente es una zona fría, gris y húmeda. Pero lo cierto es que es algo que sólo está en mi mente, porque es una zona preciosa y verde, con cimas de muy modesta altitud pero muy interesantes.

Desde la plaza principal del pueblito de Zugarramurdi sale una carretera hacia el Sur entre caseríos, ganando poco a poco algo de altura. Al rato hay que dejarla para tomar un bonito sendero a la izquierda que sube con algo más de pendiente, primero entre bosque para ir despejándose poco a poco hasta llegar directo al herboso Collado Loiara, que separa el Arleun del Aizparaz.

Desde el collado se sube enseguida al Arleun buscando un pequeño sendero que avanza paralelo al vallado, a veces por la parte derecha adentrándose en el límite de un pinar, a veces por la parte izquierda más despejada. Un poco más arriba el sendero desaparece, pero la cima queda ya cerca y evidente, algo rocosa. Echando un vistazo hacia el Suroeste desde este punto hay buenas vistas a todas las cimas del resto del recorrido hasta el Atxuria.

Al descender de nuevo al collado me topé con un numeroso grupo de franceses y otro pequeño de españoles. Todos ellos arrancaron hacia el Aizparaz, así que me apresuré a adelantarles para llegar a la cima en soledad. Esto es algo que se repitió durante toda la actividad, y es que parece que las gentes de los alrededores no pierden la oportunidad de disfrutar de la montaña en un día soleado.

Desde el collado un senderito rodea la cumbre primero hacia el Oeste y luego gira bruscamente a media altura hacia el Sureste para llegar a una pequeña y ancha cresta que hay que recorrer sin dificultad hacia el Suroeste hasta llegar a la ligeramente escarpada cima. Al llegar al inicio de la cresta pude divisar a otro montón de gente en lo alto, a lo lejos. Estaba claro que éste no iba a ser el día de disfrutar del monte en soledad. Y además se trataba de un ruidoso grupo de algún club de montaña, aunque parecía que ya se marchaban.

Continué por la cresta a la velocidad justa para dar tiempo a los de la cima de desaparecer y a los del collado de no aparecer. Por suerte pude disfrutar del Aizparaz en soledad, viendo cómo los primeros sorteaban un tramo de cresta algo más escarpado que hay que atravesar antes de bajar al Collado Urbía. Desde la cima de nuevo hay unas vistas muy privilegiadas no sólo a las otras cimas del recorrido, sino al imponente Larhun en la distancia.

La pequeña cresta no tiene dificultad y en su último tramo se abandona por la derecha en busca de un sendero que rodea el monte por la parte contraria antes de salir al amplio Collado Urbia. En el collado saludé al grupito de la cresta y sin parar enfilé hacia el Mendibil, que es el monte que se ve justo enfrente y al que se sube por donde más duele, en línea recta. Casi doscientos metros de desnivel sin respiro con la motivación añadida de llegar de nuevo antes que este grupito, de los que un par además parece que tuvieron la feliz idea de alcanzarme.

Por suerte este par se paró a media altura a comentar entre soplidos lo bello que era el paisaje y de nuevo pude encontrar un hueco de soledad. En la cima del Mendibil hay un enorme hito con un par de placas y un curioso zulo enterrado, muy discreto, al que se accede por una pequeña entrada bajando unas escaleras. Tras unos minutos llegó el alborotado grupo y aproveché para salir corriendo, bajando en línea recta por la herbosa ladera Oeste hacia el Airagarri, una pequeña cota que se puede evitar por la izquierda aunque requiere muy poco esfuerzo visitarla antes de bajar al Collado Ibañeta, desde donde se acomete el Atxuria.

Desde la cima del Airagarri se llega al collado por un sendero que baja en línea recta. En el collado hay una buena colección de postes y placas señalando varios dólmenes, y el mismo sendero sigue en la misma dirección para llegar arriba al inicio de otra ancha y sencilla cresta que conduce sin dificultad hasta la cima del Atxuria que, cómo no, estaba plagada de gente. Pero plagada.

Afortunadamente toda esa gente estaba apartada unos treinta metros, disfrutando allí de su almuerzo al amparo de unas rocas, así que de nuevo tuve la suerte de estar solo y tranquilo en esta otra cima, que también está adornada con un enorme mojón de unos dos metros de altura y desde donde también hay muy buenas vistas hacia el Larhun y el Ibantelli. La verdad es que aunque hacía un poco de fresco, el día invitaba a salir al monte. De ahí la muchedumbre.

Para bajar desandé el camino, ahora siguiendo el sendero en lugar de ir algo más pegado a la cresta, hasta retornar al Collado Ibañeta, tomando allí un senderito que va girando en dirección Norte rodeando el Airagarri. Este sendero conduce hacia el Collado Urbia, desde donde se puede volver a Zugarramurdi por carretera, aunque es más interesante dejarlo algo más adelante para visitar el Malkor, otra modesta aunque muy fotogénica cima rodeada por un vallado donde las vacas estaban también disfrutando del bonito día.

Desde la cima del Malkor hay que bajar monte a través hacia el Norte (éste es el único tramo sin sendero de toda la actividad), bien descendiendo directo o bien bajando de la cima primero por el Sur y luego rodeándola, perdiendo altura por una ladera de helecho que no presenta ninguna dificultad, hasta encontrar un sendero que hacia el Este conduce directamente de vuelta al alboroto de los bares en la plaza principal de Zugarramurdi, donde el gentío era ya más sugerente.

Hitos

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.