Croix de Fer (2.343m) desde Teleférico de Autannes (2.195m)

Tiempo Total 1 hora 20 minutos
Distancia 4,4 km
Altitud Máxima 2.340 m
Altitud Mínima 2.188 m
Desnivel Positivo Acumulado 221 m
Desnivel Negativo Acumulado 223 m
Notas Croix de Fer desde el teleférico de Autannes
Regiones SuizaFrancia

Croix de Fer desde el teleférico de Autannes

Distancia: 4,3 Km.

Desnivel: 189 m.

Dificultad: Moderado, por la cresta final, algo expuesta. El resto es un paseo.

Tras el paseo por el glaciar de Argentière, como es pronto, nos acercamos a Le Tour para coger el teleférico de Les Autannes, que sorprendentemente... ¡sigue abierto! Debe de ser el único en todo el valle de Chamonix que no ha cerrado. Albricias.

Aprovechamos tanta suerte y tiramos para arriba. Toda esta zona debe de estar cubierta de pistas de esquí en invierno, y ahora el terreno sin nieve lo aprovechan los bicicleteros para bajar a todo trapo. Todo está surcado de pistas que, como las de esquí, tienen su graduación de dificultad por colores. Qué curioso.

Hay pocos excursionistas, la mayoría de los que cogen el teleférico son ciclistas que pueden subir gracias a que las sillas están adaptadas para llevar las bicicletas.

Desde arriba hay unas vistas sobre el Mont Blanc impresionantes. Qué rabia da ahora no haber podido subir. Y se ve tan cercano. Y tan facilito… Si no hay más que seguir la arista… No es gran cosa… Ay.

En fin, no vale la pena lamentarse. Un par de cientos de fotos, y empezamos a andar.

El sendero es más bien una pista de tierra, que hacia la izquierda lleva enseguida al collado de Balme y al refugio del Col de Balme. Justo aquí está la frontera entre Francia y Suiza, marcada con un mojón. No tenemos problemas para cruzar la frontera…

Una vez en el país helvético seguimos por el sendero, ahora más estrecho, simplemente por andar un rato. No tenemos nada que hacer, así que tiramos para adelante.

Al cabo de un rato, tras una suave subida, vemos a lo lejos, al final de una cresta rocosa, una cruz. No sabemos qué es exactamente, pero acabamos acercándonos a pesar de que la hora del último teleférico se nos echa un poco encima.

El camino aquí sigue siendo fácil, pero más expuesto. Va por la cresta del cordal, y aunque no tiene ninguna dificultad, es mejor ir con cuidado.

Enseguida llegamos a la cruz, que o da nombre a la montaña, o fue colocada allí a causa del nombre de la montaña. Sea como sea, las vistas del valle hacen que hay valida la pena venir.

Ahora hay que volver rapidito, que casi es la hora de que cierre el teleférico, y bajar andando no apetece nada de nada...

Hitos

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.