Manzorrillas (1.538m) y Sanchón (1.654m) desde Puente Rigüelo (840m)

Tiempo Total 2 horas 25 minutos
Distancia 7,38 km
Altitud Máxima 1.651 m
Altitud Mínima 841 m
Desnivel Positivo Acumulado 840 m
Desnivel Negativo Acumulado 824 m
Regiones La RiojaEspaña

Desde el Puente Rigüelo, un puente que marca la entrada al barranco del mismo nombre justo antes de llegar a la Venta de Goyo, sale un sendero poco marcado, con múltiples ramificaciones, sucio de vegetación y en fuerte pendiente. Nada más contemplarlo se adivina que al menos el inicio del camino no es sencillo.

Se tome la dirección que se tome el sendero siempre desaparece. De hecho, subí y decidí bajar de nuevo hasta el coche para volver a empezar, pero ningún camino es bueno. Ni izquierda, ni derecha. Tal vez sea mejor tomar siempre el más marcado, aunque en ocasiones ambas opciones lo son. Así que principalmente se trata de seguir dirección Suroeste para salir lo antes posible del barranco y llegar a una campa en el filo que conduce primero al Manzorrillas y de ahí al Sanchón.

Desde la campa hay que subir dirección Noroeste prácticamente en línea recta, en pendiente suave pero constante, donde a veces aparece sendero y a veces vuelve a desaparecer. Pero este tramo ya no ofrece ninguna dificultad, ya que en ocasiones es prado y en otras hay arbusto poco denso.

Aquí las vistas son impresionantes. Primero se llega al Manzorrillas, desde donde se ve ya enfrente el Sanchón. Para llegar a este último primero se llanea un poco y luego se sigue subiendo por terreno similar. Desde la cima del Sanchón se ve enfrente el Pancrudo, en la misma dirección, pero éste ya queda lejos y hay que superar otro buen tramo de desnivel.

La bajada, por el mismo camino, bajando cómodamente y esta vez siguiendo sendero algo más. Al bajar, las trazas de sendero se hacen algo más visibles, aunque no hay uno realmente definido y de nuevo se trata más que nada de seguir el rumbo dirección Sureste hasta el inicio del prado del principio.

Pero ahora, viendo desde el prado la Venta de Goyo, la bajada hasta ésta se adivina mucho más sencilla, con el mismo tipo de vegetación, así que opté por bajar directo hasta la venta en lugar de volver por el mismo camino y cruzar el inmundo zarzal de la subida. Y fue todo un acierto, porque la bajada por allí es mucho más cómoda y limpia. Una vez en la venta, sólo queda recorrer un tramo de carretera hasta el punto de partida.

De hacerla de nuevo, esta ascensión la haría desde la Venta de Goyo. Hay un amplio aparcamiento allí y desde una señal de tráfico se puede comenzar a ascender. Aunque no hay camino, esa zona está mucho menos llena de vegetación que la del Rigüelo y es más directa.

Una salida de un par de horas sin ninguna dificultad salvo el tramo del principio, con buena pendiente para hacer ejercicio y muy bonitas vistas. Por lo demás, nada que destacar. Las cimas en sí son bastante monótonas. Muy bonito el Cerro Santiago, justo enfrente de la venta.

Se me olvidó llevar agua. La primera vez que me pasa. Menos mal que era un recorrido corto y que no bebo apenas. Curioso también que el día estaba nublado y al llegar a la zona el cielo estaba despejado y lucía un buen sol. No llevé crema y me equivoqué, aunque la temperatura era agradable.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.