Hermana Menor (2.269m), Hermana Mayor (2.284m), Peñalara (2.428m), Risco de los Claveles (2.387m) y Risco de los Pájaros (2.266m) desde Puerto de Cotos (1.830m)

Tiempo Total 5 horas 11 minutos
Distancia 16,0 km
Altitud Máxima 2.426 m
Altitud Mínima 1.808 m
Desnivel Positivo Acumulado 965 m
Desnivel Negativo Acumulado 980 m
Notas Circular a Peñalara
Regiones SegoviaMadridCastilla y LeónEspaña

Originalísimo recorrido, seguramente no realizado nunca antes por nadie, que sube a Peñalara saliendo del puerto de Cotos y pasando por Dos Hermanas y, en un alarde de originalidad, continúa por la cresta de los Claveles para bajar a la Laguna de los Pájaros y volver al puerto pasando por la Laguna Grande. Espectacular.

  • Tiempo: 5 horas y pico.
  • Distancia: 16 quilómetros.
  • Desnivel: 850 metros.
  • Dificultad: moderada.

Me he metido un buen madrugón para llegar temprano al aparcamiento, porque se llena enseguida, y como se aparque fuera la multa es casi segura. Pero está sorprendentemente vacío para estas horas, lo que me fastidia un poco. Qué sueño…

En fin, desayuno en Venta Marcelino, y con toda la calma del mundo, comienzo a andar por el sendero empedrado que lleva a la caseta de información. Enseguida comienza el camino de tierra, en la caseta de los guardas. Cómoda subida hasta la fuente Cubeiros, seca, y el mirador de la Gitana. Las vistas desde aquí son fabulosas, con toda la Cuerda Larga enfrente. Una especie de señalizador enorme permite apuntar a las montañas para identificarlas. Eso sí, un poco de 3-en-1 le vendría bien, porque el chirrido que hace al moverlo es escalofriante.

Un poco más arriba aparece el Cobertizo del Depósito, desde donde se puede seguir por un sendero a la derecha, que sube hacia la Laguna Grande, o seguir de frente, hacia las cetas que van a Dos Hermanas. Yo sigo de frente, y la vuelta la haré por el otro sendero.

Por las cetas se sube muy bien. Aún no hace mucho calor y las vistas al valle que acompañan durante todo el camino valen la pena.

A medio camino hago un desvío para acercarme al Refugio de Zabala. Hace mucho que no lo veo, y como el camino va llaneando no me da mucha pereza. El desvío está señalizado con un cartel y no se tarda más de diez minutos en llegar. El refugio sigue como siempre. Es pequeño, no guardado, y sirve básicamente para resguardarse en caso de mal tiempo.

Vuelvo al camino y sigo para arriba, y en un rato llego a la Hermana Menor, inmediatamente a la Hermana Mayor, y desde aquí hasta la cima de Peñalara ya no hay pérdida: es todo para arriba.

En la cima hay tanta gente como siempre. Es una cima muy fácil, así que los fines de semana esto se pone de bote en bote, con visitantes de todo tipo. Es un sitio estupendo para empezar a aficionarse a la montaña. Fácil y bonito.

Un poco de comida, unas fotos, un rato mirando al lado de Madrid, otro rato al de Segovia, y sigo el camino hacia la cresta de los Claveles.

Para bajar a la Laguna de los Pájaros desde aquí se puede ir por la cresta o esquivarla por un sendero a su izquierda. No es que la cresta sea muy complicada, pero como siempre, hay que ir con cuidado. A ratos tiene bastante patio y una caída puede ser fatal. Como suele ser habitual por esta zona, para iniciarse en estas cosas es una cresta muy adecuada. Sin grandes dificultades, pero con cosillas…

Yo voy por la cresta, que es más divertido. No es muy larga, así que no tardo nada en acabar y bajar por un camino un poco empinado hasta la Laguna de los Pájaros.

Se nota que estamos a finales de verano, porque el nivel del agua se ve bastante bajo. Aun así, es una laguna grande, y el entorno es impresionante, con Peñalara al fondo y unos caballos pastando en la orilla.

Sigo adelante, hasta la Laguna de los Claveles, que está aun más seca que la de los Pájaros, y las Cinco Lagunas, que directamente no están.

Desde aquí el camino bordea la montaña, hasta llegar a la zona de la Laguna Grande. Voy hasta la caseta de los guardas y subo por el sendero de madera hasta la laguna. Esta zona es mucho más sencilla, y se nota por la cantidad de familias con niños que hay por todas partes.

Y luego para abajo, por un sendero bastante sombreado. Se agradece, que el sol ya pega bastante. Por aquí está la fuente Cedrón, que sí lleva agua, muy rica, y más allá las antiguas pistas de esquí de Cotos, afortunadamente clausuradas hace años.

Los trabajos de reforestación han dado sus frutos. Ya casi no se nota por dónde bajaban las pistas. Cuando empecé a venir por aquí eran evidentes, porque los árboles plantados eran muy pequeños, pero ahora cuesta encontrarlas, y dentro de un tiempo será imposible sabe por dónde iban. De vez en cuando las cosas se hacen bien.

Y poco más. El camino llega enseguida al cruce del Cobertizo del Depósito, y desde aquí al coche ya solo queda un paseo.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.