San Lorenzo (2.271m) desde Posadas (971m)

Distancia 11,16 km *
Altitud Máxima 2.271 m
Altitud Mínima 971 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.300 m *
Desnivel Negativo Acumulado 1.300 m *
Notas Más alto de La Rioja
Regiones La RiojaEspaña
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

Desde hacía tiempo estaba buscando un hueco para subir al San Lorenzo, el pico más alto de La Rioja, y por fin encontré el momento.

Preparé la mochila con algo de comer, agua y un chaleco, y conduje hasta Posadas, un pueblo cerca de Ezcaray. Desde allí comencé una lenta ascensión hasta la cima. Se trata de una pista de tierra que conecta ya arriba con la pista que sale de Valdezcaray y que lleva a la falda del monte. Salvo un par de cruces en los que tuve que consultar el track, no tiene pérdida. El recorrido es bastante soso, casi todo pista abierta, pero a media altura hay un tramo interesante con fuertes pendientes que discurre por una pequeña arboleda. Llegué a la cima en 2h45’, superando 1.310 metros de desnivel en unos 12 o 13 km.

Durante toda la mañana el tiempo había sido estupendo, un pelín nublado y caluroso, aunque no excesivamente. En la cima descansé un rato, comí algo y saqué unas cuantas fotos. Mientras sacaba las fotos, las nubes ya empezaron a ennegrecer, y enseguida se puso a llover, gotas gordas de tormenta de verano. Cogí la mochila y empecé a descender. Pero enseguida la lluvia se intensificó y se tornó granizo, así que comencé a correr. Granizaba bastante y ya me había calado totalmente con la lluvia anterior. El granizo me estaba pegando en la punta de las orejas y era realmente molesto, y además hacía incluso frío. Estuve corriendo como hasta media falda, momento en el cual paré porque tenía el estómago lleno y me estaba molestando. Bajé andando a paso rápido de la falda, y luego a paso ligero todo el camino.

Casi abajo dejó de llover un rato y mi ropa se secó un poco, pero a cinco minutos de llegar al coche comenzó a llover de nuevo y tuve que correr mientras intentaba guarecerme entre los árboles para no llegar calado. Finalmente conseguí llegar no demasiado empapado al coche para conducir de vuelta.

Hitos

Actividades relacionadas

Itinerarios relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.