Pic de Costa Cabirolera (2.605m) desde Carretera de Josa de Cadí a Gósol con Río Josa (1.453m)

Distancia 7,05 km *
Altitud Máxima 2.605 m
Altitud Mínima 1.453 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.152 m *
Desnivel Negativo Acumulado 1.152 m *
Notas Más alto de Barcelona
Regiones LéridaCataluñaEspaña
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

El último día de mis vacaciones en Andorra dejé el hostal temprano y conduje dirección Gósol, un pueblo de Barcelona. Estaba un poco frustrado por no haber hecho ninguna cima de provincia. Las condiciones meteorológicas no eran nada buenas en la franja del Pirineo, así que no podía intentar Lérida de nuevo ni tampoco Gerona... pero me había olvidado de Barcelona.

Resulta que el Pic de Costa Cabirolera quedaba bastante cerca y al estar más al Sur el tiempo parecía acompañar. Mi preocupación de nuevo eran las horas de sol. Salí de Andorra otra vez tarde, sobre las nueve y media, y todavía tenía un par de horas de coche por delante. Antes de llegar a Gósol tenía que desviarme por una pista de montaña y continuar por ella durante unos 5 Km. Cuando llegué a la pista una valla impedía el paso. Tuve que dejar el coche allí y comenzar a caminar, ya con el ánimo bastante bajo porque eran casi las doce.

A los diez minutos consulté el GPS y, para mi sorpresa, había avanzado bastante. Llegué al punto de inicio en menos de una hora y comencé a ascender. No había nada de nieve y lucía el sol, así que empecé a pensar que tal vez sí pudiera hacer cima. Seguí subiendo por pista sin ninguna complicación hasta que llegué a una zona rocosa con un paso hacia un valle que había que bajar para luego subir hacia la cima. Allí el viento era bastante fuerte y muy frío. Sólo había cogido el chubasquero porque por la previsión del tiempo era más probable encontrar lluvia que frío. En ese momento pensé que lo iba a pasar muy mal si a esa altura ya hacía tanto frío. Pero fue sólo ese paso. Al bajar el valle y comenzar de nuevo a ascender aproximándome a la cima el viento cesó un poco.

Hacia la una y media estaba ya en la falda. Comencé a encontrar una capa de nieve dura por la que era difícil caminar sin crampones. Toda la ladera estaba en sombra. El GPS había funcionado muy bien hasta ese momento, pero de repente empezó a perder señal. Estaba justo debajo de la cima, pero delante mío la pared era bastante vertical y estaba repleta de nieve. Debía desplazarme a la izquierda unos cientos de metros, ladeando la pared, para luego subir hacia la derecha por la cresta hasta la cima, pero no lo veía nada claro. Así que miré hacia arriba y pensé que no había llegado hasta allí para darme la vuelta. Me puse los crampones y comencé a ascender en línea recta.

La pendiente comenzó a pronunciarse pero en ningún momento se veía peligrosa, aunque la nieve estaba bastante dura. Seguí subiendo en línea recta sin contratiempos, disfrutando bastante. A mitad de la falda había muchas más rocas, así que me quité los crampones y continué trepando. Algunos tramos eran bastante verticales, pero en general la trepada era sencilla. Casi al llegar a la cima encontré un bloque de nieve y tuve que ayudarme del piolet para atravesarlo.

Llegué a la cima alrededor de las 14:45. Saqué unas fotos, disfruté del paisaje y del buen tiempo y recuerdo haber pensado que al final el día había salido perfecto. Mi única preocupación era bajar la ladera, ya que con esa nieve podía resultar peligroso. Comencé a descender por la cresta, siguiendo el camino por el que debería haber ascendido. Pensé que tal vez podría bajar el monte por su lado contrario y evitar la zona de nieve, atravesando el valle monte a través para llegar de nuevo a las rocas. Pero cuando iba bajando por un pedregal encontré una vía que aunque descendía atravesando la nieve tenía muy buen aspecto. Continué por ahí, bajé toda la ladera y atravesé el valle monte a través hasta recuperar el camino en las rocas. De ahí en adelante fue todo bajada por pista sin una gota de nieve. Un par de horas más tarde llegué hasta el coche, hacia las seis de la tarde, ya casi de noche.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.