Arista SE al Palas (III+, 350m, AD) y Palas (2.969m) desde Aparcamiento de Soques (1.408m)

Tiempo Total 22 horas 28 minutos
Distancia 19,97 km
Altitud Máxima 2.975 m
Altitud Mínima 1.408 m
Desnivel Positivo Acumulado 2.002 m
Desnivel Negativo Acumulado 1.986 m
Regiones Altos PirineosPirineos AtlánticosHuescaAragónOccitaniaNueva AquitaniaEspañaFrancia

Partimos prácticamente de noche desde el Aparcamiento de Soques en dirección al Refugio de Arremoulit, adentrándonos bastante cargados en un bosque que se tragaba la escasa luz del anochecer. Seguimos el sendero sin pérdida, que sube cómodamente ganando altura por todo el valle hasta llegar al Col d’Arrious, pasando por la curiosa Cabaña de Arrious, construida al cobijo de una gran roca. La luna casi llena nos acompañó durante todo el camino, dándonos suficiente luz y sombra como para no tener que usar apenas los frontales.

En el Col d’Arrious nos desviamos a la derecha para cruzar el Paso de Orteig, donde el sendero se estrecha y discurre por pasos de roca con una fuerte caída a un lado. Este paso está protegido por un cable y aunque no es complicado, es necesario atravesarlo con cautela.

Una vez atravesado el Paso de Orteig sólo queda perder algo de altura hasta llegar al Refugio de Arremoulit, en un bonito paraje a orillas de los Lagos de Arremoulit. Aquí nos desviamos algo al Sur del camino principal por evitar un nevero, pero en general la zona es bastante cómoda como para andar por cualquier parte.

Llegamos al refugio pasadas las doce y todo el mundo estaba durmiendo. Habíamos subido saco y esterilla para dormir al raso porque el refugio estaba completo. Buscamos un sitio medianamente llano, cenamos algo y nos echamos a dormir cerca del lago. La noche estuvo más bien fresca.

Por la mañana nos costó salir del saco con las primeras luces del alba, ya que todo el lago estaba todavía en sombra. Desayunamos, dejamos algunas cosas en el refugio y nos pusimos en marcha con algo menos de material, pero todavía cargados. Comenzamos rodeando el lago primero y luego ganando altura hacia el Este en dirección al Collado del Palas.

Una cordada de tres había salido algo antes que nosotros y al rato la vimos subiendo hacia el collado por un nevero. Nosotros no queríamos tocar la nieve porque íbamos en zapatillas y a esas horas todavía estaba bastante dura, así que dimos un rodeo por unos bloques a la derecha, que con un par de pequeñas trepadas nos dejaron casi a las faldas del collado, a falta de superar una última pedrera, evitando prácticamente toda la nieve.

Desde el collado continuamos dirección Nordeste por un sendero que al rato se vuelve más difuso, tratando de no perder altura, hasta llegar a la base del Puerto Lavedán, donde comienza la arista. La subida hasta el puerto estaba cubierta de nieve, así que avanzamos con mucho cuidado buscando los pasos de menos pendiente. Una última trepada nos condujo hasta el principio de la arista.

La Arista SE al Palas es una arista sencilla, con pasos que no superan el III+. No obstante, es una arista bastante vertical, en la que prácticamente durante todo el recorrido hay que escalar, con algunos pasajes con mucho patio. La roca es excelente y hay grietas por todas partes para insertar friends. Llevamos un juego de friends y otro de microfriends y los usamos casi todos.

La verdad es que yo me esperaba una arista algo más horizontal. Nos llevó unas cuatro horas completarla y llegar a la cima, aunque fuimos muy tranquilos, colocando seguros por todas partes, ya que la roca se da mucho a ello, y montando muchas reuniones, con una cuerda de sesenta metros anudada en doble.

Una arista con impresionantes vistas, sencilla, fácil de asegurar y no excesivamente larga que va a parar directamente a la pequeña cima del Palas, donde nos juntamos tres cordadas sufriendo de excesivo calor.

Descansamos algo y comenzamos a descender por la vía normal, que es también bastante vertical. Primero por una canal que luego gira a la izquierda para alcanzar la Chimenea Ledormeur, donde hay que destrepar hasta llegar de nuevo a la base del pequeño circo con nieve que cruzamos para subir. Aquí comenzamos a bajar por la nieve, pero la pendiente era excesiva y peligrosa, así que volvimos a la roca y montamos un rápel para descender ese tramo. Y fue una decisión acertada, ya que de las otras dos cordadas dos personas resbalaron por todo el circo, parando casi al inicio de la pedrera.

Una vez llegados a la pedrera nos armamos de paciencia para regresar por el mismo camino hacia el Collado del Palas y de ahí hasta el refugio, esta vez sin evitar la nieve ya que a esas horas del día estaba bastante espesa y este último tramo no tenía mucha pendiente.

En el refugio descansamos algo y barajamos la posibilidad de escalar un par de vías cercanas, para las que finalmente no teníamos tiempo. Preparamos el mochilón con el que subimos y comenzamos a descender con muchísimo calor, agachando la cabeza hasta llegar, esta vez sin desvíos, al Paso de Orteig, luego al Col d’Arrious y de ahí toda una larga bajada por el valle hasta adentrarnos en el bosque y llegar finalmente al punto de partida del día anterior, el Aparcamiento de Soques, desde donde condujimos hasta Formigal para empaparnos bien de cerveza, pasta y hamburguesas.

Hitos

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.