Corredor Sur al Pico de la Garganta de Borau (PD-) y Pico de la Garganta de Borau (2.570m) desde El Rigüelo (1.470m)

Distancia 8,43 km *
Altitud Máxima 2.570 m
Altitud Mínima 1.470 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.100 m *
Desnivel Negativo Acumulado 1.100 m *
Regiones HuescaAragónEspaña
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

Tras un mes en Canarias escuchando lo mucho que estaba nevando en el Pirineo, era hora de catar la nieve, y de paso probar algo nuevo.

Partiendo de la carretera que cruza el Valle de Aísa hasta llegar a El Rigüelo, un kilómetro antes de donde termina, ya que estaba repleta de nieve, una larga ascensión por el Barranco de los Mallos de Lecherín nos condujo hasta la base del Pico de la Garganta de Borau, también llamado Pico Lecherín. Desde el comienzo de la ascensión el pico está siempre visible, flanqueado a la izquierda por el Aspe y a la derecha por los Mallos de Lecherín. Una vez en la base sólo resta subir por el Corredor Sur hasta una pequeña arista desde la que se alcanzan sus dos cimas.

El Corredor Sur se podría catalogar como de iniciación y no tiene ninguna complicación. Nosotros ni siquiera utilizamos cuerda, aunque con una pendiente de unos 45-50 grados siempre hay que proceder con cautela. La nieve estaba algo blanda debido al calor del sol y tras unos pocos centímetros de espesor presentaba una costra de hielo. Además, caían constantemente pedazos de hielo de las paredes laterales, de zonas que se estaban derritiendo. Se rompían en trozos pequeños, pero aun así alguno que otro hacía bastante daño si te daba de lleno. Una buena zona para probar los nuevos piolets técnicos, que se clavaban en la nieve a las mil maravillas, dando la sensación de proporcionar asas al monte.

Realizamos el descenso por el mismo trayecto de subida, el cual se hizo bastante duro debido a la calidad de la nieve, en la que te hundías mucho o nada a cada paso, más aún caminando sin bastones.

Al día siguiente aprovechamos para dar un paseo hasta Rioseta. Partiendo del cuartel militar atravesamos todo el circo para echar un vistazo al estado del Corredor Gayolo. Es un corredor también de relativa poca dificultad, siempre y cuando haya nieve suficiente para tapar la roca en su parte inicial. Lamentablemente, el tramo inferior tenía muy poca nieve, por lo que se adivinaba una escalada mixta que no queríamos hacer y para la que no llevábamos material. Antes de llegar a este corredor, también en el mismo valle, se encuentra el Corredor del Águila, de algo más de dificultad.

Hitos

Actividades relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.