Corredor Sur al Gourgs Blancs (AD-), Pic Jean Arlaud (3.065m), Gourgs Blancs (3.128m), Torre Armengaud (3.114m), Cresta del Gourgs Blancs (AD-) y Punta Lourde Rocheblave (3.104m) desde Aparcamiento del Valle de Estós (1.270m)

Distancia 22,3 km *
Altitud Máxima 3.128 m
Altitud Mínima 1.270 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.858 m *
Desnivel Negativo Acumulado 1.858 m *
Regiones Parque Natural de Posets-MaladetaAlto GaronaHuescaAragónOccitaniaEspañaFrancia
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

El Corredor Sur al Gourgs Blancs no es tan sencillo. Es algo más sencillo que el Corredor Sur al Pico de la Garganta de Borau, que hiciera un año atrás, pero aun así tiene la suficiente dificultad como para ir encordado, al menos en la parte central, donde encontramos algo de roca al aire y algo de hielo.

Salimos el primer día por la tarde, ya prácticamente de noche, desde el Aparcamiento del Valle de Estós siguiendo el GR-11 camino del Refugio de Estós. Todo el sendero estaba repleto de nieve, pero con paciencia, buena huella y la buena señalización llegamos a tiempo para la cena.

El Refugio de Estós es enorme y estábamos solos con el guarda. En la zona del comedor estaba encendida la chimenea y más o menos se podía estar, pero en las habitaciones se podrían haber guardado tranquilamente colas de merluza sin miedo a que se descongelasen. Óscar no llevó saco y tuvo que echar mano de cientos de mantas para poder dormir, y aun así pasó frío.

Al día siguiente nos levantamos temprano y comenzamos a andar con las luces del alba remontando todo el Barranco del Forau de O, paralelos al río que sonaba bajo la nieve. Enseguida atravesamos una bolera que era la parte final de un tremendo alud que había caído desde la parte de arriba. Prácticamente toda la montaña se había venido abajo y eso nos dejó aterrados.

Seguimos remontando todo el barranco y llegamos a la altura de los Ibones de Gías, con una nieve todavía dura y cómoda. Rodeamos los ibones por la derecha y enseguida pudimos divisar el Corredor Sur al Gourgs Blancs, que estaba bastante cargado de nieve. Subimos tranquilamente hacia su base y avanzamos algo más por un tramo no muy inclinado hasta llegar a un punto donde la pendiente se agudizaba. Allí descansamos un rato y nos colocamos el casco y el arnés para subir encordados.

Subimos todo el corredor en ensamble. Primero haciendo algunas zetas y luego tirando recto hacia arriba hasta llegar a un tramo de mixto que estaba bastante delicado. Después de superar ese tramo avanzamos hasta una pared donde nos reunimos para continuar con mucha menos complicación hasta la parte superior.

En la parte superior subí al Pic Jean Arlaud mientras Óscar me esperaba abajo. Es una trepada casi vertical por roca con algo de nieve y hielo donde la primera parte me resultó algo más complicada. Luego ya metido en la roca se sube relativamente resguardado hasta la cima. En la cima encontré un cordino con un maillón y lamenté no haber subido la cuerda, ya que tuve que destrepar toda la pared con bastante cuidado.

Una vez abajo continuamos por la cresta hacia el Gourgs Blancs. Ese tramo no tiene ninguna complicación y se trata de andar por una zona ancha y lisa. Sin embargo, a partir de la cima del Gourgs Blancs la cresta se vuelve más interesante, rocosa y aérea, hasta llegar a un destrepe (III) que nos hizo dudar si dar la vuelta.

Se trata de una roca inclinada desde la que hay que dejarse caer unos tres metros, pero tiene algo de patio y al no ver desde arriba si hay buenos agarres hay que echarle valor, porque además es un punto algo expuesto. Después de pensarlo un par de veces nos atrevimos a bajar y al final resulta relativamente sencillo. En sentido contrario debe ser mucho más fácil.

Superado el destrepe la cresta sigue rocosa y aérea pero ya no hay dificultades reseñables hasta llegar a la Torre Armengaud, y desde allí a la Punta Lourdes Rocheblave, desde donde ya se cubre de nieve y se suaviza hasta llegar al Puerto de Gías.

Desde el Puerto de Gías bajamos hacia el Sur todo el paredón hacia los Ibones de Gías y desde allí volvimos al Barranco del Forau de O para descender por nuestros pasos. En ese punto tuvimos un par de pequeños sustos ya que en dos ocasiones la nieve bajo mis pies se vino totalmente abajo y quedé con las piernas colgando con un par de metros de aire debajo mío, donde sonaba el torrente.

Al regresar al Refugio de Estós nos relajamos el resto de la tarde antes de dormir allí por segunda vez. Esa segunda noche Óscar cogió aún más mantas, y aunque durmió algo aplastado por el peso pasó menos frío. Por la mañana nos levantamos tranquilamente y regresamos por el GR de vuelta al Aparcamiento del Valle de Estós.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.