Faro (1.181m) desde Caíbe (730m)

Tiempo Total 2 horas 37 minutos
Distancia 8,62 km
Altitud Máxima 1.184 m
Altitud Mínima 707 m
Desnivel Positivo Acumulado 565 m
Desnivel Negativo Acumulado 559 m
Regiones LugoGaliciaEspaña

Después de un día muy largo conduciendo hasta Lugo y subiendo al Mustallar, llegué a las doce de la noche muerto de cansancio a Caíbe, una aldea de Pontevedra, donde me eché a dormir en el coche.

Al día siguiente me desperté a las 7:30. Había dormido un montón porque estaba rendido. Miré por el cristal y una densa niebla lo inundaba todo. ¡Mierda! Consulté la previsión del tiempo y al menos parecía que iba a ir mejorando. Remoloneé un poco para finalmente echar a andar hacia las 8:15. Me tuve que poner chaqueta y cortavientos en pleno julio. No hacía nada de calor, al contrario del día anterior, que hizo muchísimo.

Desde las afueras de Caíbe subí primero por una pista cómoda, que por desgracia a los pocos metros se convierte en una ancha pista muy abandonada, devorada por la vegetación, que se hace cada vez más densa hasta el punto de casi necesitar un machete para avanzar. Muy desagradable, con mucha zarza en muchos puntos. Y así venga a subir, constantemente, para llegar casi al final a una parte más despejada que, cómo no, sube en línea recta hasta la cima.

A la cima se puede llegar en coche, y está adornada con un moderno edificio de cristal, una torre de vigilancia del parque eólico y un vértice geodésico. Aquí la niebla había desaparecido y el cielo se había tornado azul. Abajo se podía ver que todo estaba cubierto por un precioso mar de nubes.

Saqué unas fotos y paseé hasta la Ermita de Nuestra Señora de Faro. Desde allí hay unas buenas vistas al Norte de más aerogeneradores, irguiéndose espectaculares sobre el mar de nubes.

Bajé de allí para cortar con una pista que de nuevo se debe dejar para bajar monte a través por una especie de cortafuegos hasta parar a un sendero también bastante abandonado y que sube suavemente hasta morir en el último tramo recto de subida a la cima, por el que ahora bajé para deshacer el camino de subida, de nuevo atravesando zarzas, pinchos y rompiendo telas de araña a mansalva. El camino de bajada no es exactamente el de subida y afortunadamente mejora algo más adelante y se convierte en sendero limpio casi al final.

En total unas tres horas de ascensión sucia y desagradecida a un monte sin demasiado interés.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.