Reajo Capón (2.092m), Peña del Buitre (2.104m), Reajo Alto (2.102m) y Lomo Gordo (2.077m) desde Puerto de Navafría (1.773m)

Tiempo Total 6 horas 19 minutos
Distancia 30,41 km
Altitud Máxima 2.097 m
Altitud Mínima 1.758 m
Desnivel Positivo Acumulado 909 m
Desnivel Negativo Acumulado 921 m
Notas Del puerto de Navafría al puerto de Linera
Regiones SegoviaMadridCastilla y LeónEspaña

Del puerto de Navafría al puerto de Linera

Distancia: 30 Km.

Desnivel: 724 m.

Dificultad: Moderado, por la distancia, que a la vuelta por la pista se hace inacabable.

Me vengo para el puerto de Navafría para dar lo que creía que iba a ser una vueltecita sin más. Desde este puerto solo había ido hacia el oeste, pero esta vez quiero ir al este, para conocer los últimos dosmiles de esta zona de la sierra.

A las nueve y media pasadas llego al puerto, que es pequeñito, y me acoplo al último sitio que había libre. Buena suerte, porque por aquí ponen multas si aparcas en el arcén.

Al lado de la carretera hay una puerta que atravieso, y empiezo a subir por el sendero. Todo el desnivel de la ruta está al principio, y tampoco es tanto. Enseguida alcanzo el Alto de la Pinarilla, y un poco después uno de tantos Picos de Reventón.

Unos pocos metros más arriba llego al punto más alto, el Reajo Capón. Es una de esas cumbres tan redondas que cuesta encontrar el punto cimero. Después de un rato, veo a la derecha del sendero un grupo de piedras al que me acerco y donde imagino que está la cima.

Volviendo al sendero, enfilo hacia la Peña del Buitre y el Reajo Alto, que están uno a cada lado del sendero, y que no tienen nada de especial, pero bueno, a subir esto he venido.

Finalmente tiro para el Lomo Gordo, un poco más allá. Llego enseguida, como algo, y viendo que apenas son las doce, decido acercarme hasta el puerto de Linera y volver por la pista desde allí. La otra opción consiste en bajar desde aquí a la pista.

Sigo por el sendero bastante deprisa y alcanzo la Peñota, otra que también se repite por todas partes.

El puerto está un poco más allá, y casi empalma con la pista, a la que llaman ‘La Horizontal’.

Y poco más hay que contar. La vuelta por la pista son quince kilómetros, quince, lo que hace que me arrepienta de haber seguido andando, porque hace un calor espantoso.

A mitad de camino de vuelta me cruzo con un pedazo de serpiente que se esconde enseguida en la cuneta. Aparte de esta emocionantísima anécdota, la vuelta por la pista es un rollazo, francamente.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.