San Millán (2.131m) desde Refugio Zarcia (1.045m)

Distancia 10,75 km *
Altitud Máxima 2.131 m
Altitud Mínima 1.045 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.086 m *
Desnivel Negativo Acumulado 1.086 m *
Notas Más alto de Burgos
Regiones BurgosCastilla y LeónEspaña
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

Me levanté temprano y consulté la previsión del tiempo. No era nada mala, así que desayuné rápido, metí un poco de comida en la mochila, cogí los piolets, los crampones, las polainas y los guantes y conduje hasta Santa Cruz del Valle Urbión de nuevo.

A la altura de Santo Domingo de la Calzada la niebla lo inundaba todo, una niebla bastante densa. Estuve pensando durante largo rato en dar la vuelta, ya que si había tanta niebla a esa altura, era muy probable que la hubiera durante todo el camino hasta la cima. No obstante, casi al llegar al pueblo, de repente la niebla se disipó totalmente, como por arte de magia, dejando entrever un cielo azul con algunas nubes.

Desde el pueblo conduje de nuevo hasta el Refugio Zarcia (1.045m) y desde allí pude ver con asombro que la cima del San Millán (2.132m) prácticamente no tenía nieve. Dejé los piolets, las polainas y los guantes, pero llevé los crampones por si acaso tenía que atravesar alguna zona con nieve.

Comencé a andar hacia las 11:10, una hora antes que la vez anterior. Dado el buen tiempo y la poca nieve en la montaña, mi preocupación esta vez era que el río no llevase demasiado caudal. La primera vez que lo crucé comprobé que estaba más o menos como la vez anterior. Con mucho cuidado, pude pasar sin mojarme los pies. Continué sendero arriba, pensando que esta vez iba andando por un camino de rosas. La segunda vez que tuve que atravesar el río no encontré forma de hacerlo sin mojarme los pies del todo. Afortunadamente las botas desalojan bastante rápido el agua, y no estaba demasiado preocupado por ello porque esta vez no hacía tanto frío.

Tras cruzar por última vez el río y volver a mojarme los pies, dejé éste atrás y comencé a ascender por el pedregal, con una pendiente bastante fuerte. Llegué a la cascada donde la vez anterior comenzó a aparecer la nieve. Esta vez era un bonito prado con un sendero muy bien marcado con hitos. Seguí subiendo, mirando de vez en cuando atrás para ver por dónde había intentado subir la vez anterior. La verdad es que todavía me quedaba un buen tramo. Habría tardado al menos un par de horas más en llegar a la cima.

La pendiente en la cara Norte es bastante pronunciada. Fui ascendiendo con calma, atravesando un par de neveros en alguna ocasión. No necesité usar los crampones, ya que había huellas ya marcadas y se subía bien. Llegué a la cima sobre las 13:30. Hacía un viento muy fuerte y muy frío, pese al buen tiempo.

Me resguardé en la base del vértice geodésico y comí algo. Al rato llegaron unos tíos que había adelantado por el camino. Saqué unas fotos, hablamos un rato y comencé a descender, esta vez por la ladera contraria de la misma cara Norte. Bajé tranquilamente, sin contratiempos incluso al cruzar el río. Llegué al coche sobre las cuatro, me cambié y conduje de vuelta tranquilamente hasta Haro.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.