Arista de los Murciélagos al Aspe (D-) y Aspe (2.640m) desde El Rigüelo (1.470m)

Tiempo Total 8 horas 10 minutos
Distancia 11,35 km
Altitud Máxima 2.648 m
Altitud Mínima 1.475 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.261 m
Desnivel Negativo Acumulado 1.238 m
Regiones HuescaAragónEspaña

Después de la subida del día anterior al Castillo de Acher conduje hasta El Rigüelo (pasado Aísa) para dormir en el coche y esperar a Oscar, Patxi y Josema que venían desde Pamplona. No dormí muy bien, como siempre. A las siete me levanté, comí algo y preparé un té. Enseguida llegaron, preparamos el material y salimos hacia el comienzo de la arista, bastante rápido para mi gusto, por cierto, tal vez por la paliza del día anterior, tal vez por haber dormido medio bien.

Después de una continua subida de un par de horas por pradera primero y luego pedregal, no tan desagradable como cabría esperar, llegamos al comienzo de la arista. La iniciamos desde abajo del todo para hacer un primer largo que se puede evitar, pero que es bonito y añade algo más a la actividad. Este largo es una primera pared vertical en la que cuesta arrancar después de las dos horas de caminata. Además la roca no da ninguna sensación de seguridad porque está compuesta por bloques que parece que se te van a soltar en las manos. Pero aguanta. Este primer largo no tiene mucho grado, tal vez IV+.

Después de este primer ataque hay que andar unos cientos de metros por roca sin dificultad para acometer un nuevo largo vertical, de nuevo con roca suelta que no da seguridad, y de dificultad parecida. Desde allí se hace otro pequeño largo para situarse en una horcada y acometer el largo con más patio de la vía. Es una pared vertical con muy buenos agarres, sobre todo para pies, y muy bien asegurada con clavos, con una impresionante caída hacia el valle y un final por una chimenea más sencilla, sin protección pero ya sin patio. Muy bonito.

Después la dificultad baja y se progresa en ensemble a una zona más ancha donde es fácil desorientarse y donde se entra rapelando unos metros. Esa zona es sencilla. De allí hay que localizar a la izquierda un bloque con una fisura horizontal y un paso muy bonito. Después de ese paso se sigue por una grieta a la derecha y se termina sorteando una panza. Otro largo muy bonito.

Sigue después una zona sencilla de trepada hasta otro largo que sale a la izquierda por un corte y luego sube vertical por terreno muy descompuesto hasta llegar a una reunión que por encima tiene un bloque desplomado. Saliendo a la izquierda sólo queda caminar con cuidado hasta encontrar un canalito de subida sencillo que un poco más adelante da fin a la via. Desde allí ya se ve la cima del Aspe a unos 200 metros.

Sólo hay que seguir la arista por terreno de grandes bloques horizontales, todavía con cuidado, y destrepar un par de veces por la derecha para salvar una pequeña horcada que una vez superada regala una bonita trepada de unos cuantos metros que sirve de guinda a esta bonita arista. Desde la cima del Aspe sólo queda bajar por la normal, atravesando una entretenida zona kárstica con roca que da gusto acariciar por el buen agarre que tiene.

Una arista muy interesante, pero algo más difícil de lo que esperaba para haberla hecho en solitario, sobre todo por la exposición, no por el grado. Además no me encontraba del todo bien de fuerzas, aunque disfruté mucho. Indispensable. Tal vez más adelante me plantee hacerla en solitario, bien asegurado o bien sin asegurar. Realmente sería todo un ejercicio psicológico, y no tanto físico, conociéndola ya de antemano.

Hitos

Actividades relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.