Pico de Llauset (2.908m), Vallibierna (3.061m) y Tuca de las Culebras (3.053m) desde Embalse de Llauset (2.210m)

Tiempo Total 4 horas 15 minutos
Distancia 13,24 km
Altitud Máxima 3.059 m
Altitud Mínima 2.204 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.079 m
Desnivel Negativo Acumulado 1.091 m
Regiones Parque Natural de Posets-MaladetaHuescaAragónEspaña

Madrugón importante para realizar una salida relámpago de un par de días a estos dos tresmiles y la Cresta de los Besiberris. Dos tresmiles aislados pero muy juntos entre ellos, separados por un estrecho paso llamado el Paso del Caballo no apto para montañeros a los que les tiemblen las piernas con la altura.

En el Valle de Barrabés, desde la pequeña aldea de nombre Aneto, una carretera gana altura rápidamente serpenteando entre la montaña hasta llegar al bonito Embalse de Llauset, al final de un claustrofóbico y largo túnel. La ascensión desde aquí es relativamente sencilla, ya que el desnivel a salvar es de unos ochocientos metros y una vez en el embalse, el Vallibierna ya se ve justo enfrente.

Llegamos a primera hora de la mañana y hacía un poco de fresco a la sombra, así que nuestro mayor temor de achicharrarnos de calor se disipó un poco. No había ni una nube en el cielo y desde el aparcamiento ya comenzamos a salivar con la belleza del entorno, con las bonitas montañas de alrededor reflejadas en las cristalinas aguas del embalse. Esta zona en invierno tiene que ser espectacular, aunque la carretera de subida tiene aspecto de tornarse un tanto dramática en esa época.

Primeramente atravesamos otro pequeño túnel a la salida del aparcamiento para continuar por el GR-11 que rodea el embalse en dirección Oeste sin ganar altura. Al final del embalse el GR-11 sigue hacia el Norte y un poste marca un desvío que continúa hacia el Oeste remontando todo el Valle de Llauset. Aquí ya se comienza a ganar altura poco a poco.

El paisaje se torna un tanto volcánico en esta zona. Enfrente se divisa el Cuello de Llauset, el collado al que hay que ascender, y un sendero que sube en diagonal por una ladera de arenisca. Este tramo gana unos seiscientos metros de desnivel, pero la ascensión es bastante cómoda. Mirando atrás de vez en cuando se puede deleitar la vista con el entorno del embalse.

Una vez en el Cuello de Llauset, Mikel y yo decidimos subir al Pico de Llauset, que queda unos pocos metros al Sur. Subimos de frente trepando un poco, simplemente porque nos apetecía, ya que la primera pared se puede rodear por la izquierda. Después de esta pared sólo queda andar unos metros más para llegar a la cima, desde donde se puede disfrutar de unas impresionantes vistas en todas direcciones.

Tras bajar de nuevo al collado por el camino fácil, nos reunimos con Óscar y continuamos hacia el Norte, por un sendero que sube fácilmente durante un primer tramo y que luego se desvía hacia el Este para discurrir por otro tramo más caótico donde en algún momento hay que usar un poco las manos.

Y llegamos emocionados al Paso del Caballo. Este paso es un simple estrechamiento de la cresta, que realmente tampoco cae en vertical a ambos lados. No es para nada difícil, pero si no se está acostumbrado a este tipo de terreno siempre se puede atravesar pegando un poco el cuerpo por el lado izquierdo, que es el menos vertical. Nosotros grabamos la hazaña en vídeo, haciendo un poco el tonto.

Después del Paso del Caballo una pequeña trepada conduce a la cima del Vallibierna, el punto más alto del recorrido. Desde aquí las vistas también son espectaculares, sobre todo hacia el Norte, hacia el macizo del Aneto.

Tras descansar un minuto, continuamos por la sencilla cresta hacia el Este, y pasados unos cuantos metros me di cuenta de que con la emoción del Paso del Caballo nos habíamos saltado la Tuca de las Culebras, así que volví corriendo mientras Mikel y Óscar continuaban por la cresta. Pasé de nuevo por la cima del Vallibierna, bajé al Paso del Caballo, lo crucé corriendo y llegué a la cima de la Tuca de las Culebras, que precisamente no es más que una pequeña prominencia en el camino que prácticamente pasa inadvertida.

Tras enmendar el despiste, atravesé de nuevo corriendo el Paso del Caballo, subí de nuevo al Vallibierna y de ahí corrí por toda la cresta hasta un punto donde un sendero la abandona y comienza a bajar zigzagueando hacia un conjunto de ibones llamados los Estanyets de Coma Arnau. Óscar y Mikel estaban ya casi abajo, así que me apresuré también en la bajada.

Abajo el sendero desaparece y hay que seguir hitos por una zona un tanto caótica. Aunque tal vez sea más sencillo rodear los ibones por el Norte, yo los rodeé por el Sur, siguiendo hitos en algún tramo y bajando libremente en otros, siempre por terreno irregular pero sencillo. Finalmente pasé entre los dos últimos ibones para retomar un sendero que poco a poco se va haciendo más evidente y que más adelante conecta con el GR-11, que baja cómodamente en dirección Sur hasta llegar al primer desvío de la salida pasando cerca del moderno Refugio Cap de Llauset, de reciente construcción, y la pequeña Cabaña Botornas.

Una vez llegados al primer desvío sólo quedaba rodear de nuevo el embalse hasta llegar al punto de partida, donde nos entretuvimos un rato paseando por la parte superior de la presa, que también merece la pena visitar.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.