Pasarela Río Escabas (K1), Estrecho de Priego (K3 infantil) y Las Buitreras (K4) desde Aparcamiento Río Escabas (860m)

Distancia 528 m *
Altitud Máxima 860 m
Altitud Mínima 860 m
Desnivel Positivo Acumulado 0 m *
Desnivel Negativo Acumulado 0 m *
Notas Ferratas de Priego
Regiones CuencaCastilla-La ManchaEspaña
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

Entretenidas ferratas de reciente apertura (finales de 2015) en Cuenca. Se encuentran en la carretera CM-2023, de Cañamares a Priego, justo en el punto donde se cruza el río.

Hay tres huequitos para dejar el coche, y en dos de ellos han colocado señales de prohibido aparcar, cosa difícil de entender, ya que no hay otra forma de llegar hasta las vías.

De momento se han abierto tres vías, y parece que hay intención de abrir alguna más por la zona. Las vías son:

– Pasarela Río Escabas (K1), en realidad una ruta de escape de las otras vías. Una pasarela de madera sin dificultad que recorre la pared del cañón para descender al inicio de las vías.

– Estrecho de Priego (K3 infantil).

– Las Buitreras (K4).

Estas dos ferratas son en realidad una, ya que están unidas. La Estrecho de Priego comienza en el aparcamiento, sube hasta el borde del cañón y continúa en horizontal hasta enlazar con Las Buitreras, que desciende hasta el borde de la carretera un poco más lejos, en dirección a Priego. Por tanto, se puede comenzar por cualquiera de ellas y hacerlas en un sentido o en el otro.

La vía Estrecho de Priego es más sencilla (K3 infantil), así que para iniciarse es muy adecuada. A lo largo de la vía hay varias escapatorias que permiten volver al suelo por la Pasarela. Según se va avanzando por la vía la dificultad va aumentando, y en la parte final, el inicio de Las Buitreras, la cosa se pone peliaguda, con unos desplomes que te dejan los brazos hechos polvo.

En fin, nosotros encontramos hueco en el único sitio no prohibido, y empezamos subiendo por la pasarela del río Escabas. Yo era el único de los tres que íbamos que había hecho ferratas alguna vez, así que para manejarse con los disipadores está bien pasar por aquí.

Volvimos abajo y tiramos hacia la Estrecho de Priego, que comienza en vertical, y luego va en horizontal hacia Priego. Es entretenida, con varios puentes, tibetanos y de madera, que animan la actividad. Además, como está recién hecha, está en perfecto estado.

Según se avanza los agarres se van distanciando, empiezan tramos un poco más verticales y los brazos comienzan a sentirlo. También se siente mucho el calor, que en esta época es infernal. Buscábamos las sombras continuamente.

El descenso final a la carretera es un tramo bastante desplomado que hace que haya que tirar de brazos como un loco. Me saltaron un par de articulaciones en esa parte. Por allí se quedaron. Si no se está muy seguro de aguantar el tirón, se puede desandar el camino antes de comenzar la bajada de las Buitreras, y volver al comienzo de la Estrecho de Priego, o volver lo suficiente como para llegar a una escapatoria y bajar por la Pasarela.

Hitos

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.