Coma Pedrosa (2.939m) desde Arinsal (1.457m)

Distancia 6,95 km *
Altitud Máxima 2.939 m
Altitud Mínima 1.457 m
Desnivel Positivo Acumulado 1.482 m *
Desnivel Negativo Acumulado 1.482 m *
Notas Más alto de Andorra
Regiones Andorra
  • Valores mínimos calculados a partir del recorrido ideal trazando una línea recta ficticia entre hitos. Deben tomarse como mera referencia, ya que pueden diferir en mayor o menor medida en función de la topología del terreno y el recorrido real realizado.

Después de conducir hasta Andorra la Vella casi de tirón y llegar antes de lo previsto me pasé por la Oficina de Turismo a informarme un poco. Tenía direcciones de un par de tiendas donde vendían GoPros y quería ir directo a comprar una.

En la Oficina de Turismo me dieron todo tipo de información, fueron realmente amables. Me dijeron que había una calle principal repleta de tiendas y me aconsejaron que no comprara en la primera, ya que los precios eran libres y podría encontrar mucha diferencia. Pregunté en un par de tiendas por la cámara pero en todas estaba agotada. Decían que se estaba vendiendo muy bien y que no sabían cuándo volverían a tener, así que me desmoralicé un poco.

Después de un rato viendo tiendas de todo tipo y disfrutando (aunque me esté mal decirlo) de un genial ambiente navideño y consumista, encontré una tienda en la que tenían la cámara. El precio no era el mejor de todos, pero al menos me la podía llevar. No lo pensé dos veces y la compré, junto con una batería adicional, una tarjeta de memoria y un arnés para llevarla en el pecho. Más tarde comí un falafel en un puesto de kebabs en mitad de una plaza antes de coger el coche para conducir hasta Ordino, un pequeño pueblo unos 10 Km al Norte, donde había reservado una habitación.

El hostal era realmente agradable. Había cogido cama en habitación compartida pero dormí solo porque no estaba completo. Y menos mal, porque la habitación para tres personas era muy pequeña, tanto que yo la ocupé completamente con todos mis trastos. Me di una ducha y bajé al salón-recepción a charlar un rato con el director, un sudamericano llamado Abdiel muy majo dispuesto a ayudar en todo lo posible a sus huéspedes. Le enseñé en el mapa la carretera que quería coger al día siguiente para ir a Lérida y me dijo que esa carretera era en realidad una pista de montaña llamada el “Camino de los Contrabandistas” y que probablemente estaría intransitable por la nieve, y que además era una forma ilegal de salir de Andorra, por lo que si la Guardia Civil me paraba me echaría para atrás. Así que tras pensarlo mucho, al día siguiente decidí quedarme en Andorra y subir su pico más alto, el Coma Pedrosa.

Al día siguiente conduje hasta Arinsal, un pueblo cercano que da nombre también a la estación de esquí. Desde allí comencé a ascender por un sendero que enseguida estaba repleto de nieve. Continué subiendo y subiendo sin ningún problema ni pérdida hasta el Refugio Coma Pedrosa, aunque con cierta incomodidad en la segunda mitad debido a la calidad de la nieve, ya que en tramos me hundía más de cincuenta centímetros y en tramos estaba totalmente dura. En el refugio descansé un momento y me coloqué la cámara en el pecho para probarla. Desde allí continué siguiendo unas huellas hasta llegar a una ladera bastante vertical por la que tuve que trepar durante largo rato, con una nieve con un punto muy agradable y algunas rocas. Estaba algo desviado de la ruta, pero me pareció entretenido seguir ese camino para luego intentar recuperar el habitual. Fue muy divertido. Más adelante bajé un poco hacia un pequeño valle y recuperé el camino, que subía de nuevo.

Seguí subiendo por nieve blanda hasta que llegué a un pequeño lago helado. Lo rodeé y me topé de frente con otra ladera bastante vertical y de nuevo repleta de roca. El camino habitual la rodeaba por la izquierda, pero decidí coger el atajo y disfrutar de nuevo de la subida. Fue muy sencilla y divertida. Al llegar arriba pude ver que el camino seguía subiendo y subiendo, atravesando varias lomas hasta el Coma Pedrosa, cuya cima ya podía ver a lo lejos.

Mi preocupación sobre la hora desapareció, ya que aunque era algo tarde calculé que no me llevaría más de dos horas llegar a la cumbre, y serían alrededor de las 12:30. Al rato me tuve que poner los crampones porque estaba ascendiendo por una cresta bastante empinada y había bastante hielo. Llegué a la cima hacia las 14:30. El día era espléndido, nada de nubes y nada de viento.

Hice unas fotos y comencé a descender por el lado contrario, confiando en que me llevaría mucho menos tiempo, ya que había tardado cinco horas en ascender y sólo me quedaban un par de horas de luz. La bajada fue larga y tranquila, por cantidad de nieve blanda. Después de alrededor de una hora retomé la pista por la que había subido y tras una media hora más llegué de nuevo al coche, sobre las cinco, todavía con luz, así que el día salió perfecto.

Conduje hasta el hostal, me di una ducha y bajé de nuevo al salón a hablar con Abdiel y preparar el día siguiente. Quería ir a Lérida pero no me atrevía a utilizar la pista de montaña, más que nada por la cantidad de nieve que había caído los días anteriores, no por miedo a la Guardia Civil.

Hitos

Actividades relacionadas

Listas relacionadas

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta esta actividad? Crea una tú mismo fácilmente.