Cresta del Palomares (AD+)

Tipo Arista/Cresta
DificultadAD+
Localización 42.605596, -2.619199
Región Toloño, Álava, España

Preciosa y aérea cresta de enormes paredes rocosas que se alza entre bosques de boj y tejos en pleno centro de la Sierra de Cantabria, entre el Recilla y el Palomares, tomando el nombre de esta última cima donde culmina, ya que se suele realizar en travesía de Oeste a Este.

Uno de los itinerarios habituales y el más directo parte de la localidad alavesa de Pipaón hacia el Collado de Recilla-Cervera, desde donde se asciende al Recilla para admirar la cresta en todo su esplendor antes de descender a la Brecha de Errezilla, al Este, buscando su verdadero comienzo. Aunque por supuesto todo esto es evitable y la cresta se puede iniciar incluso más al Este, salvando una primera protuberancia de escaso interés ligeramente aislada del resto de la mole rocosa.

La cresta es larga (aproximadamente unos 1.400 metros en toda su extensión) pero en general bastante asequible, ya que los pasos más complicados no superan el IV grado, aunque algunos tramos son ridículamente afilados (peculiaridad común a otras crestas de la Sierra de Cantabria) y particularmente aéreos, sobre todo hacia el Sur, hacia la vertiente riojana.

La dificultad no es muy sostenida y pasa por sortear tramos anchos por los que prácticamente se avanza paseando junto a otros muy expuestos y afilados. Pero lo que sí es constante es el bello paisaje que se puede admirar durante todo el recorrido tanto hacia tierras alavesas al Norte como a riojanas al Sur, marcando la misma cresta un contraste claramente diferenciado por el distinto clima reinante en ambas vertientes.

El recorrido comienza con pasos distendidos y poco a poco se va complicando a medida que la cresta se va estrechando, teniendo que sortear algunos tramos en bavaresa o a caballo. Más adelante una bonita y estrecha chimenea vertical cruza la roca de Sur a Norte, tan estrecha que incluso hay que desprenderse de la mochila, por muy pequeña que ésta sea, para reptar hacia el otro lado y salir a un destrepe de unos metros que da a una pequeña pala herbosa. Continuando por afilada roca se llega más adelante al último tramo, que ahora asciende hasta el Palomares. Un par de gendarmes con unas paredes verticales de IV grado permiten acceder a unas placas escoradas donde se puede progresar de nuevo en bavaresa, superando algunos bloques por el camino hasta relajarse en un sencillo tramo final que culmina en la cima del Palomares.

Galería

Itinerarios relacionados

Listas relacionadas

Actividades relacionadas

Pines cercanos

Historial de cambios

Revisión Autor/Fecha Notas
2
Ricardo Puerto17/7/2017

Añadida descripción y primeras imágenes y desplazada localización a la Brecha de Errezilla, punto que representa mucho mejor el inicio de la cresta.

1
Ricardo Puerto25/11/2014

Revisión inicial.

Comentarios

Ningún comentario

¿Te gusta este pin? Crea uno tú mismo fácilmente.